CUENTO ORIGINAL: LA REUNIÓN MUNDIALISTA PARTE II

CUENTO ORIGINAL: LA REUNIÓN MUNDIALISTA-PARTE II

Desde 1930 todos los países del mundo se detienen cada 4 años para celebrar el mundial de fútbol, muchas naciones han tenido el privilegio de ser sedes, algunas aún no han logrado ser reconocidas como sedes, pero sus equipos siempre despiertan el interés de los fanáticos. Cada 4 años el mundo entero pausa todas sus actividades para vivir la pasión del gol  de su equipo favorito.






Berlin, Alemania
Fritz, era el hijo de uno de los encargados del campo técnico del equipo de Alemania y su balón era prácticamente nuevo. Como hijo único, casi nunca tenía con quien jugar y en el barrio en el centro de Berlin no habían canchas de fútbol, ni niños, o si los había nunca los había visto porque vivía sus días estudiando.

Bradley, venía de un barrio de clase media de Manchester y había llegado a Brasil porque uno de sus tíos hacia parte de la "ola roja". Sin embargo, su amor por el fútbol venía desde que tenía 6 años y el Manchester United estaba a la cabeza de la Liga Premier.

Pero nunca había encontrado un lugar en la cancha, en su escuela nunca lo escogían para jugar y se la pasaba sentado en la banca.

Aunque el inglés de Fritz era relativamente bueno, el pobre chico británico sufría tratando de entenderlo debido al acento. Así que en silencio ambos decidieron que era mejor dejarlo así.

Ambos estaban sentados en un restaurante, en donde el padre de Fritz buscaba una botella de agua y el tío de Bradley compraba unas sodas para refrescarse, pues el calor de Brasil estaba haciendo estragos para los dos extranjeros.

Tanto Fritz como Bradley divisaron a dos chicos nativos en un lote vacío cercano. Pese a qué ambos tenían un aspecto muy humilde reían y pateaban latas, parecían estar muy muy felices y ¿por qué no estarlo? su país era la sede del mundial y jugaría el primer partido.

Se miraron y parecieron entenderse, entonces ambos avisaron que saldrían y dejaron atrás a sus familiares. Por fin: Fritz estrenaría su balón y Bradley no sería dejado en la banca.

Mientras se aproximaban a los chicos, vieron como se acercaron también tres chicos más: uno de camiseta amarilla, uno con una camiseta de Messi y otro con una camiseta verde. En su cabeza Fritz venía ensayando como pedir por un espacio para jugar:

-¡Hallo, ich bin Fritz! (¡Hola, soy Fritz!)-se repitió varias veces, pero recapacitó al escuchar que los otros chicos no hablaban alemán, preocupado miró a Bradley quién también ensayaba su entrada.

-My name is Bradley (Mi nombre es Bradley), no, no: Im Bradley, may I join you? (Soy Bradley, puedo unirme?)-ensayó el pobre, pero todo le sonaba inadecuado.

Ambos se sorprendieron cuando el chico de camiseta amarilla se adelantó y empezó a señalarse a sí mismo mientras gritaba: Juan Camilo...Ju-an Ca-mi-lo!

Aliviados de que no tendrían que hacer una escena ni una entrada impresionante o medianamente buena, se fueron acercando más y más.

Hasta cuando Bradley escuchó a su compañero alemán decir: ¡Fritz, Fritz!, ¿futsal?. 
Solo se le ocurrió murmurar fútbol rogando porque alguno de los demás entendiera el mensaje.

Y en efecto, la palabra fue recibida con un eco de todos diciendo: FÚTBOL.

COPYRIGHT © NATALIA FERNÁNDEZ/ Foto Por Cortesía: Fotolia
RED DE BLOGS "GRUPO LM"


Te invitamos a visitar:

Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el Cuento? ¿Te gustaría que escribiéramos uno a tu gusto? Elige tu personaje favorito...

SEGUIR ESTE BLOG:

 
Copyright © 2013. CUENTOS INFANTILES CORTOS & JUEGOS PEQUES - All Rights Reserved
Web Propiedad de GRUPO LM
-->