CUENTO CORTO DE MINNIE MOUSE: LA CESTA DE FRESAS PARA SU AMIGA SARA Y EL CARACOL DE LUZ


Hoy Minnie se ha levantado muy temprano para ir a coger una cesta de fresas que llevaría a su amiga Sara. El sol brillaba resplandeciente, así que el día era muy hermoso. Al salir de casa se encontró por el camino a su amigo perrito, que iba muy bien ataviado. Ella no dudó en saludarle de manera muy cortés, y sin dudarlo dos veces prosiguió su camino hasta el campo mágico de fresas.

Minnie Mouse

MINNIE MOUSE DESEA RECOGER UNA CESTA DE FRESAS PARA SU AMIGA SARA

Minnie Mouse

Durante el camino Minnie iba felizmente saltando y cantando su canción favorita, hasta que de repente, algo la entretuvo, una luz brillante y muy cegadora. Ella sin temor alguno se acercó, y al agacharse en el suelo para poder mirar mejor, vio a un hermoso caracol, que desprendía una luz de gran intensidad. Ella estiró su mano para tocarlo, pero su sorpresa fue, que éste desapareció por completo.

Asombrada Minnie, llevándose la mano hacia su boca con una expresión de asombro, miró de un lado hacia otro, intentado buscar el nuevo paradero de aquel extraño caracol. Una vez que ella vio que aquel curioso animal no se encontraba en ningún lugar, sobre todo hasta aquellos donde le alcanzaba su vista, siguió su camino hacia el campo mágico de fresas.

MINNIE MOUSE DESCUBRE QUE SU AMIGA SARA ES UN ÁNGEL, Y SU AMIGO EL CARACOL DE LUZ LE ACOMPAÑA

Ya se encontraba cerca, incluso Minnie, podía visualizarlas. Allí estaban aquellas hermosas fresas rojas, repletas de salud y sabor. Sin dudarlo dos veces, se apresuró para tomar enseguida aquellas ricas frutas de la temporada. Aligeró el paso, pero de repente, algo le impidió seguir su travesía, una luz nuevamente cegadora, la dejó sin visión durante unos segundos.
Caracol de Luz

En cuanto pudo Minnie abrió sus ojos, que se encontraban tapados con una de sus manos, y reconoció a su amiga Sara junto al pequeño caracol luminoso, que anteriormente había visto en el camino. Acercándose a ellos, les extendió la cesta vacía con intención de pedirles que les ayudasen a recoger fresas. 

De repente, la cesta se rellenó de forma mágica de ricas y hermosas fresas rojas. Ahora sí, Minnie comprendió que el diminuto caracol era un ser especial y mágico, además que su amiga Sara era un ángel que le acompañaba. Entonces se dio cuenta de la suerte que tenía de tener una amiga tan especial, y de los grandes dones que poseen todos los animales en este planeta.

Y colorín colorado este cuento corto de Minnie Mouse se ha acabado
Adiós, amiguitos

Minnie Mouse
COPYRIGHT © LIDIA M.Y./ Foto Por Cortesía: Disney
RED DE BLOGS "GRUPO LM"

Te invitamos a visitar:

Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el Cuento? ¿Te gustaría que escribiéramos uno a tu gusto? Elige tu personaje favorito...

SEGUIR POR MAIL:

SEGUIR ESTE BLOG:

 
Copyright © 2013. CUENTOS INFANTILES CORTOS PARA DORMIR | JUEGOS Y CANCIONES - DISNEY - All Rights Reserved
Web Propiedad de GRUPO LM
-->